Reflexión de Adviento para el día de Navidad 25 de diciembre de 2014

posted in: 2014, Advent | 0

Adviento

Reflexión de Adviento para el día de Navidad

25 de diciembre de 2014

Rev. Elder Héctor Gutiérrez

“La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.”

Juan 1:14

121fa226-1288-4ea0-856b-2cbc1372ebf5[1]
(Foto: eduardocasas.blogspot.com)

Hoy celebramos la Navidad, un día de alegría y felicidad para muchas personas de Buena voluntad, especialmente para aquellos que reconocen que Jesús es el nuevo camino universal y sagrado por el que Dios se ofrece a nuestro mundo.

 

El Prólogo del Evangelio de Juan, propone para nuestra reflexión, un himno al Verbo/Palabra de Dios, a la Verdad, a la Luz, la cual es Jesús mismo, quien tiene un descenso dinámico. En el principio era la PALABRA, estaba junto a Dios y por ella fueron hechas todas las cosas. Es la Palabra pre-existente, junto a Dios y antes de todos los tiempos.

 

Esta Palabra, la cual es Jesús, puso su morada entre nosotros, se hizo carne, asumió nuestra condición humana, se hizo una persona como nosotras y a través de él, probamos a Dios. Es a través de esta Luz, que es Jesús, que sus discípulos no recibieron solo una información introductora sobre lo que Dios es, sino que fueron bienvenidos a la misma herencia de Dios.

 

Como podemos ver es un texto profundamente teológico, que expresa el misterio de la encarnación. Dios llega a ser humano, asumiendo la temporalidad y limitación de la humanidad, para crear personas ilimitadas e infinitas. Dios llegó a ser humano, para introducir la humanidad en la imagen de Dios.

 

Cantamos con alegría la presencia de Jesús entre nosotros y nosotras, entre nuestras comunidades. Mientras celebramos el misterio de la Encarnación de Cristo, debemos enviar una invitación a llamar, o incluso a gritar a cada uno para que: ¡Vengan! ¡Vengan porque el Niño Jesús nos espera! ¡Vengan porque algo tremendamente bueno está preparado para todas las personas!

 

Nuestra invitación, en este día glorioso, intenta llegar a toda la humanidad. En primer lugar a aquellas personas que piensan y buscan establecer la Paz en este mundo. En segundo lugar, nuestra invitación es para aquellas personas que trabajan y sufren tratando de que la Paz se establezca en este mundo.

 

b23032eb-ada9-4e62-9076-a1d30275ff1e[1]
(Foto: myknowledgedreams.blogspot.com)

Nuestra invitación es que vengan y encuentre las buenas nuevas, las que la Navidad anuncia para todas las personas. Que la prosperidad y la paz; la buena conciencia y la ley del amor; la fraternidad y la sororidad; que la solidaridad y la colaboración son los regalos que la Navidad nos ofrece.

 

A nombre de ICM, este Día de Navidad, quiero expresar a aquellas personas que no nos conocen; que no nos comprenden; que incluso piensan que somos inútiles, no necesarios y un error de la naturaleza; también a aquellas personas que están en nuestra contra y que piensan que hacen bien odiándonos; que les saludamos a todas ellas con los dones de paz y amor, y les expresamos que estamos orando continuamente por su continuo bienestar.

 

ICM está comprometida con el Transformarnos al transformar el mundo, y hoy más que nunca, queremos estar al lado de todas aquellas personas que están trabajando por establecer la dignidad y la paz en cada rincón de nuestro mundo.

 

P. D.

 

Tengo que confesar que la Navidad, no es una de mis fiestas favoritas durante el año, y la principal razón, es que en mi imaginario teológico, es la Pascua la celebración central que nos ofrece esperanza y luz en nuestras vidas cristianas. La Navidad desde mi perspectiva, nos ha sido robada a las Iglesias por el mundo consumista.

 

Sumo mi espíritu a todas aquellas que proclaman recordándonos que Jesús es la razón de la Navidad.

731eb52c-d9a5-4a13-b6a3-17bcb15466a5[1]